La Cruz de Scientology Teología y práctica de una religión contemporánea Cienciología
Selecciona un idioma
Busca
-->
Una obra de referencia presentada por la Iglesia de Scientology Internacional Página Principal
Contenido
El Credo de la Iglesia de ScientologyIntroducción
Capítulos
Capítulo 1 La definición de la religión en una sociedad pluralista
Capítulo 2 La doctrina de Scientology
Capítulo 3 Las prácticas religiosas de Scientology
Capítulo 4 La Escritura y los símbolos de la religión de Scientology
Capítulo 5 Las Organizaciones de la Religión de Scientology
Capítulo 6 Las Actividades Comunitarias de los Cienciólogos
Capítulo 7 L. Ronald Hubbard, El fundador de Scientology
Apéndices
Iglesias y Misiones de Scientology
Bibliografia


Es la perspectiva oriental que todas las religiones, a pesar de la diversidad en sus creencias y prácticas, son tan sólo senderos diferentes que conducen a una misma insuperable realidad. Como dice un antiguo poema japonés: “Hay muchos senderos al pie de la montaña, pero en la cima la luna se vislumbra igual”.

Durante siglos, los pensadores occidentales han abordado el tema desde la perspectiva singular de la tradición judeocristiana. Esta perspectiva giraba alrededor de dos conceptos doctrinales fundamentales pero relacionados entre sí, la creencia de que hay un dios creador personal que existe aparte y en desemejanza del hombre, y que el acto más sublime del hombre consiste en la adoración, la súplica y la veneración de este dios. Si un dado conjunto de creencias no manifestaba estas doctrinas, no se le prestaba la consideración pertinente a una religión.

Esta perspectiva doctrinal reflejaba también la forma en que los eruditos occidentales analizaban el pensamiento y la práctica religiosa desde el mismo principio de la sociedad civilizada hasta hace poco relativamente. Durante centenares de años los vocablos “religión” y “cristianismo” eran prácticamente sinónimos. El sarcasmo de Henry Fielding reúne acertadamente la creencia predominante de la época. Dijo él: “Por religión digo cristianismo, por cristianismo digo protestantismo, por protestantismo digo la Iglesia de Inglaterra según ha sido establecida por decreto ley”. De hecho, hasta 1837 Inglaterra se negó a incluir al judaísmo entre las religiones que calificaban para recibir los privilegios de la Ley de la Beneficencia.

Este estándar desorientador en su sencillez por el que se juzgaban las religiones no sólo cerró las puertas a muchas religiones sino que las abrió a la persecución – destacando el hecho de que el “definir” la religión es mucho más que un asunto de interés académico. De este hecho ha surgido el trato desigual, la discriminación y aun hasta la violencia.

Continúa

  Anterior Siguiente

Principio de página
Contactos Glosario Librería Encuesta Sitios afines